Axalta is not resposible for content you are about to view

Show Searchbox Show Navigation
Interstandox Logo

¿Cuándo empezaremos a ver coches que se conducen solos?

 

El negocio de las reparaciones de automóviles se enfrenta a una contradicción: Cuando disminuye el número de colisiones, suena la alarma, porque ello significa menos trabajo. Por eso, los talleres necesitan estar atentos a los desarrollos relacionados con los “vehículos autónomos”. Porque, según la mayoría de los expertos, el uso de estos vehículos conllevará una reducción en el número de accidentes. Por tanto, la cuestión para un taller es: ¿Cuándo llegarán los vehículos autónomos a las carreteras?

Prototipo para un vehículo sin conductor en el Salón del Automóvil Internacional de Norteamérica (NAIAS), en enero de 2018.

Hasta ahora, los expertos han estimado que los vehículos autónomos se empezarán a comercializar alrededor del año 2025. Pero en la Feria de Electrónica CES 2018 celebrada en Las Vegas, VW anunció que quiere lanzar al mercado un vehículo sin conductor en 2021. BMW pretende introducir un modelo listo para producción, sin volante ni pedales. A partir de 2019, General Motors quiere poner en circulación taxis robot, y también Daimler y Renault. ¿Por qué hay tanta prisa? Tal como afirman los conocedores del sector, solo el negocio de los taxis robot tiene un volumen potencial de varios cientos de miles de millones de euros.

Volvo tiene como objetivo suministrar al servicio de transporte compartido Uber miles de vehículos todoterreno para 2021; se supone que más de 20.000 de estos vehículos serán sin conductor. En el Reino Unido, donde Jaguar y Land Rover están actualmente probando vehículos sin conductor, el Ministerio de Finanzas hizo la siguiente propuesta el año pasado: A principios del año entrante se empezarán a probar en las carreteras del Reino Unido vehículos que no estarán controlados por seres humanos, ya sea a bordo o externamente.

Apenas tiene tres años y ya es prácticamente un clásico: el prototipo sin conductor que presentó Mercedes en el Salón del Automóvil de Genf en 2016.

Muchos se sorprenden al ver cómo algunos fabricantes reconocidos se apresuran para sacar al mercado vehículos sin conductor, porque parecía que compañías como Tesla, Apple o Waymo, la filial de Google, ya estaban muy por delante en términos de desarrollo. Sin embargo, no eran inmunes a los contratiempos. En la estrella de la industria, Tesla, varias colisiones de automóviles autónomos y problemas de producción masiva le han pasado factura. Apple no ha tenido casi nada que decir sobre el tema recientemente. Y el proveedor Waymo, el primero en poner vehículos sin conductor en las calles de Phoenix, Arizona, se encuentra en medio de una batalla legal por un presunto robo de tecnología, que todavía podría durar bastante. Bottom Line: Los puntos débiles de estos novatos del mercado han permitido a reconocidos fabricantes avanzar y situarse a escasa distancia.

Por otro lado: Ante los muchos problemas técnicos todavía no resueltos, algunos de los objetivos y fechas anunciados empiezan a parecer bastante ambiciosos. Especialmente, debido a las numerosas cuestiones éticas y legales que todavía se han de resolver: ¿Quién es responsable cuando se produce un accidente entre dos vehículos autónomos? ¿Cómo resuelve el software de conducción la cuestión de a quién atropellar: si a un cochecito de niño o a un ciclista? Cuestiones como esta podrían posponer por el momento el avance triunfal de los vehículos autónomos.

Los cinco niveles de conducción autónoma
Nivel 0 El conductor controla el vehículo completamente. El vehículo no hace nada por propia iniciativa y/o no tiene los medios técnicos para hacerlo.
Nivel 1: Conducción asistida El vehículo ayuda al conductor a través de los sistemas de asistencia, como los sensores de ángulo muerto, el detector de cambio de carril o el asistente de arranque en pendiente.
Nivel 2: Conducción parcialmente automatizada El vehículo puede asumir algunas funciones del conductor, por ejemplo, aparcar, pararse y arrancar cuando el tráfico es denso. Esta es la situación actual de muchos fabricantes.
Nivel 3: Conducción automatizada avanzada El vehículo puede hacer una señal por sí mismo, cambiar de carril o ajustar la velocidad según la situación del tráfico. El piloto automático puede requerir que el conductor retome el control.
Nivel 4: Conducción totalmente automatizada. El ordenador asume todas las funciones relacionadas con la conducción y solo cede el control cuando se enfrenta a una situación que no puede manejar.
Nivel 5: Conducción autónoma El sistema del vehículo simplemente requiere que se introduzca un destino y se le dé permiso para ponerse en marcha. El vehículo viaja hasta el destino de forma totalmente automática.


¡No te pierdas los nuevos artículos!